El quinto día

Ballena Jorobada (Megaptera Novaeangliae) - Samaná (Foto2)M@k lo ha leído hace poco y alguien me ha hecho sacarlo de la estantería donde estaba empezando a acumular polvo. Aprovechando que es el día de la Tierra y que no tengo tiempo para ponerme a escribir nada más interesante, rescato algo que tenía por algún cajón, es posible que te suene de algo.

El quinto día, de Frank Schätzing, es una curiosa novela sobre el cambio global y un grupo de científicos que lo investigan. La parte de ficción no quita para que el autor explique con rigor y detalle algunos aspectos clave del cambio global. De forma amena y entretenida nos explica qué son las corrientes oceánicas y su papel regulador del clima global, las implicaciones de la visión antropocéntrica que los seres humanos aplican a su relación con la naturaleza, la tectónica de placas, la pérdida de identidad de las personas en un mundo globalizado, unas lecciones de geografía humana… Un montón de teoría sobre cómo funciona nuestro planeta y las relaciones hombre – naturaleza, enlazada en una adictiva historia fantástica.

No es un aburrido tratado de ecología. Los personajes de la historia se explican unos a otros sus inquietudes sobre los aspectos que investigan en el contexto de una catástrofe ecológica. Y lo hacen de un modo que, creo, puede llegar a cualquiera (capaz de leer el tocho). Se abordan las tres dimensiones del desarrollo sostenible (social, ambiental y económica) y cómo la falta de atención o el desprecio a los bienes y servicios que nos ofrece la naturaleza puede volverse contra nuestra forma de vida.

Muy recomendable a pesar de una pequeña pega. Al menos en la edición que ha llegado hasta mis manos, se podrían mejorar algunos aspectos de la traducción y revisar algunas erratas en el texto. Salvo alguna frase que queda sin sentido, no tienen mucha importancia, pero hay faltas básicas, algunas de concordancia entre género y número. En un blog no tiene justificación descuidar la gramática y la ortografía, pero en un libro debería ser delito… Las notas de traducción, abundantes en la parte central del libro, podrían enriquecer el resto de la lectura. Y el desarrollo de siglas y acrónimos… Detalles sin mucha importancia en casi mil páginas sembradas de perlas como estas:

“Ya se sabía que los meteoritos, los terremotos, las erupciones volcánicas y los maremotos habían transformado la imagen de la Tierra durante millones de años, pero se diría que por un acuerdo secreto ese tipo de acontecimientos habían terminado para siempre con el comienzo de la era tecnológica.”

“En su gorra decía: el trabajo es para quienes no saben nada de caza.”

“Estamos tan desesperados por sobrevivirnos a nosotros mismos que nuestras metas intelectuales rara vez coinciden con aquello que le sería útil a la humanidad como meta. Nuestro intelecto extrema lo estético, lo individual, lo mental, lo teórico. No queremos ser un animal. Por una parte, nuestro cuerpo es un templo; por otra, lo rebajamos a mera unidad funcional. De modo que nos hemos acostumbrado a colocar el intelecto por encima del cuerpo, y contemplamos con repugnancia y desprecio las condiciones objetivas de nuestra supervivencia.”

“Toda la humanidad está atrapada en la ensoñación de un mundo que no existe. Nos inventamos un cosmos de tablas taxonómicas y valores medios estadísticos porque somos incapaces de percibir la naturaleza objetiva. La fusión y la coexistencia que se sustraen a nuestra mirada, lo inseparablemente entrelazado, lo intentamos desenlazar imponiéndole un orden, una sucesión y una jerarquía en cuya punta nos situamos nosotros mismos.”

“Eres una partícula en la diversidad…. ¿No es un consuelo poder concebirte como partícula, si a cambio de ello se te admite la particularidad?”

“¿Puede alguien decidir a qué parte del gran entramado de la naturaleza podemos renunciar?”

4 comentarios

  1. Este autor ha publicado también el material real sobre el que se fundamenta el libro. Cuando se acabe la recesión me lo compro. ¿Has leído ese otro tocho?

    De todos modos, algo que no dije en mi resumen es que me gustó la forma como los personajes evolucionaban en la historia… o desaparecían. Me parecieron dos aciertos más del escritor, que efectivamente, no se limita ni mucho menos a escribir un tratado de ciencias del mar ni un panfleto apocalíptico-ecologista.

    Saludos.

  2. Buenas M@k, no, no he leído el otro tocho (¿Noticias de un Universo desconocido, dices?), ni el material sobre el que se fundamenta el libro… muy bueno tu aviso y lo de la evolución de los personajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *