conservar vs producir

Ayer estuve otra vez de sarao. Para no perder las buenas costumbres.

No tenía en mente acudir, pero la semana pasada alguien me pinchó para ir y, a pesar de que luego no compartimos mucho tiempo, no me pude negar. El encuentro con un compañero de la facultad con el que hacía tiempo que no hablaba me mantuvo ocupado durante el ágape que el freerider que llevo dentro no se podía perder.

Escuché varias cosas interesantes que iré sacando por aquí, pero me quedo con la intervención de Benigno Varillas. He de confesar que le admiro (el nombre de este blog son palabras cogidas, al segundo bote, de alguna de sus reflexiones en voz alta).

Se habló de muchas cosas, pero en los últimos días, por motivos de trabajo, estaba empezando a sospechar que el el ecologismo se nos está quedando un poco rancio. Y Benigno Varillas me lo descubrió sin necesidad de preguntarlo. Los ecologistas se han acostumbrado a la economía de lo escaso. Y tiene toda la razón del mundo. No tengo citas literales, pero creo que la idea es algo así:

No hay que conservar especies, ni espacios. Los últimos ejemplares no son interesantes. Tenemos que producir. Agua potable, paisaje, miel, queso, lobos, linces… que podamos cazar los osos que se producen en exceso en el ecosistema y no tener que estar pendientes de los que nos quedan.

No podemos conservar especies o espacios si descuidamos los procesos.

Creo que sus palabras no dejarán de resonar en mi cabeza. Lo que no se si podré volver a escucharlas en directo, puede que mi pareja no me deje asistir a ningún evento en el que Benigno figure como ponente:

Que en la ciudad se quede el que no tenga más remedio.

Reímos bastante, que siempre viene bien, para relajarse y dejarse llevar por la emoción del momento…

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *