Un wiki en el curro

Últimamente he confirmado que soy un fricazo en uno de los pocos ámbitos en el que me faltaba hacerlo: el laboral.

El tradicional manual de instrucciones quedaba obsoleto con cada nueva propuesta de mejora introducida para optimizar el desarrollo informático original. Y estas propuestas, desde que descubrimos que podíamos acomodar la aplicación informática a nuestra forma de hacer las tareas y/o a los objetivos que buscábamos con el uso de la aplicación, no eran precisamente pocas.

Por probar si las nuevas tecnologías podían hacerlo más llevadero, se “me” ocurrió la feliz idea de utilizar, como sistema de documentación para una de esas aplicaciones desarrolladas a medida que nunca funcionan como se espera, uno de esos inventos 2.0: el wiki.

Cierto es que se podían haber propuesto soluciones más tradicionales para documentar los cambios. Cada uno en su cuaderno: ese que nunca aparece cuando el que tenía que acordarse no está en la oficina. O formalizar un sistema de gestión, a ser posible siguiendo un esquema normalizado que permita la certificación por terceras partes. Pero eso es un coñazo y a nadie en su sano juicio se le ocurre proponer implantar una ISO 9001. Especialmente si trabaja por obra y servicio y se le puede sumar a su ya de por si larga lista de tareas poco estimulantes.

La negativa inicial se convirtió en un reto que ha culminado con la instalación local de una bonita aplicación que permite disponer de un wiki completo en una memoria USB… y, con un poco de ayuda del informático, ponerlo a disposición de todos los equipos conectados a la red de la oficina.

Unos cuantos ratos invertidos para saltarse incomprensibles políticas encaminadas a evitar el uso de software libre… y listo: un wiki al que llorarle las penas y en el que hacer terapia de grupo como usuarios silenciosos de aplicaciones que parecían destinadas a amargarnos la vida.

El resultado… no tengo claro si hemos abierto una nueva frontera que atravesar o hemos hecho un agujerito en uno de esos muros que obstaculizan la comunicación interna. El tiempo lo dirá.

3 comentarios

  1. Sí, voy enfilado a por un nuevo tortazo… tengo que empezar a superar los complejos adolescentes antes de que se me pase el arroz…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *