Ecoembes no es lo que parece

reciclar son dos segundos

Pinocho quiere salvar el mundo

En la guerra abierta de ecoembes contra la posibilidad de la implantación de sistemas de depósito, devolución y retorno (SDDR), nos toca leer cosas que llaman mucho la atención. Entre las últimas que me he cruzado por la red figura el artículo “Nada es lo que parece“. Es curiso el modo en que se retuerce el lenguaje y la estadística para defender una forma de gestionar residuos cada vez más cuestionada.

La frase clave de todo el texto, para mi gusto es “En total, se encarga del 8% de los envases, mientras que en España, a través de los contenedores amarillos y azules, se puede gestionar el 100%” Nótese que para referirse al SDDR se emplea la palabra “encarga” mientras que para referirse a su forma de hacer la expresión es “se puede gestionar”. No se ustedes, pero a mí este tipo de afirmaciones me parecen un insulto a la inteligencia colectiva. ¿A caso no se puede gestionar el 100% de los envases con un SDDR? Pues… sí, claro que se podrían gestionar todos los envases ligeros con un SDDR. ¿Por qué no comparamos datos de reciclaje de latas de bebidas y nos dejamos de florituras?

Si el interés no es mejorar el reciclaje de envases y lo que se pretende es mantener el monopolio en su gestión, entonces tenemos que atacar a cualquier alternativa posible. Incluso con frases (no argumentadas) en las que se afrima que “El SDDR solo sirve para recuperar los envases de agua, bebidas refrescantes y cervezas, sean de plástico o latas de metal”. ¿Por qué?

¿Qué impide que un envasador de pasta de dientes cumpla sus obligaciones legales con un SDDR? Pues en España que es más barato pagar el punto verde y olvidarse del problema ¿Cuánto papel de aluminio, bolsas de refrigerados, bolsas de patatas fritas y frutos secos, botes de salsas y cremas, bandejas de aluminio, vasos y platos de plástico, envoltorios de golosinas o cajetillas de cigarrillos se reciclan gracias a ecoembes? No lo sabemos.

Gracias a ecoembes ni siquiera sabemos cuantas latas de alumninio se reciclan en España. Ni cuantos briks, ni cuantas botellas de agua… El modelo actual es un sistema de caja negra en el que no tenemos datos de los envases vendidos con el punto verde, no sabemos cuantos se recogen en el contenedor amarillo, no sabemos cuantos llegan a las plantas de clasificación de envases y no sabemos cuantos se recuperan para reciclaje. Sí tenemos una idea aproximada de las toneladas de algunos materiales que se rescatan del flujo de residuos, pero este dato no informa sobre la cantidad de envases reciclados en España.

zero o normal

Con SDDR o con ecoembes -o cualquier otro sistema integrado de gestión-, la cuestión es que el que pone en el mercado un producto envasado es responsable de la gestión de ese envase y sus residuos. A día de hoy pagar la tasa del punto verde -gestionada por ecoembes- es la forma en la que muchas empresas consiguen escapar de esta obligación. La delegan en un sistema de gestión a sabiendas de que su envase no será reciclado. Y ecoembes ingresa dinero, pagado por el consumidor final, a pesar de que ese envase no se puede reciclar dentro de su modelo de gestión de residuos de envases.

Mientras siga dando los datos de reciclaje en peso y no en envases reciclados ecoembes está haciendo aquello de lo que acusa al SDDR “El sistema de retorno desincentiva el reciclaje del resto de envases que no contempla” El argumento para soportar esta afirmación vuelve a ser insultar la inteligencia del consumidor “Los ciudadanos optarán por dar preferencia al reciclaje de envases de agua, bebidas refrescantes y cervezas (sean de plástico, vidrio o latas), por los cuales se les devuelve el dinero que previamente han abonado al adquirirlos, en detrimento del resto de envases cuyo reciclaje no contempla el SDDR (y que suponen el 92% del total)”

Actualmente ecoembes lo que hace es recoger ese 92% de residuos mezclados con el otro 8%. Y obtiene, según sus propias cifras, un 54,54% en peso de los envases domésticos. Dado que los recoge mezclados y la eficacia de las plantas de clasificación de envases, según datos de la Administración, no es superior -en el mejor de los casos- al 70%, ¿no sería interesante probar un sistema que puede alzanzar cifras muy superiores al 90% en el reciclaje de los envases domésticos que más pesan?

El problema de fondo está en que si retiramos del conenedor amarillo los residuos más atractivos para un SDDR ecoembes se queda sin sus toneladas de latas de refrescos con las que hacer trampas al solitario: se descubriría que una parte importante de los 400 millones de euros anuales que maneja, a cargo del punto verde, no siven para el fin con el que se recaudan. Así, en vez de desincentivar los envases menos sostenibles, la “empresa sin ánimo de lucro” nos intenta convecer de que necesitamos una sociedad del reciclado en la que mantener su modelo de negocio: cobrar por envases que se pueden reciclar, a pesar de que no se reciclen.

Y para perpetuarse apela a una conciencia ambiental mal entendida. Nos hace creer que necesitamos es reciclar más, cuando el envase más ecológico es el que no se fabrica. Quizá si no tuviésemos ecoembes y todos los envases tuviesen que pasar por un SDDR muchos productos se venderían a granel. O, directamente, dejarían de comercializarse. El objetivo de la legislación de envases y sus residuos, la aplicación del principio de responsabilidad ampliada del productor, busca, precisamente, que los que se lucran poniendo en el mercado algo que se convertirá en un residuo asuman los costes que genera ese residuo.

Ecoembes es, en este sentido, complice de aquellos que venden productos envasados sin asumir todo el coste de los residuos que generan estos envases. Previamente marcados con el punto verde, en el contenedor amarillo se pueden depositar muchos residuos de envases que no serán reciclados porque no hay medios para separarlos, opciones para recuperarlos y, mucho menos, un mercado que los utilice como materia prima. Son envases que acabarán abandonados a su suerte, incinerados o rellenando un vertedero. Pero sus fabricantes, gracias a ecoembes, pueden seguir lucrándose sin asumir el coste ambiental que generan al conjunto de la sociedad.

Volviendo al artículo, me ha hecho mucha gracia el chiste “Los contenedores de recogida selectiva, por el contrario, están disponibles para los ciudadanos 24 horas al día, 365 días al año” Querrán decir que están ocupando un espacio -por el que no pagan- en la vía pública todo ese tiempo, pero disponibilidad, capacidad para recibir residuos… no sé, quizá soy el único que se encuentra más de tres días a la semana los contenedores rebosando y sin espacio para hacer efectiva esa recogida selectiva.

reciclar son dos segundos

Y para terminar diré que estoy de acuerdo con la frase “Al ciudadano no le pagan, sino que paga él”: con un sistema integrado de gestión -tipo ecoembes-, el ciudadano paga cuando compra el producto envasado, paga la tasa de basuras, paga con sus impuestos la infraestructura para la gestión de residuos –incluidas incineradoras y vertederos-, y vuelve a pagar cuando compra el envase fabricado con material reciclado . Con un SDDR tiene la posibilidad -si cumple con su parte en la cadena del reciclaje- de recuperar parte del coste del envase, de modo que no le vuelvan a cobrar por él cada vez que quiera consumir lo que hay dentro.

Y no, no “es una excusa en la que algunos se escudan para no separar los envases en sus casas” -yo separo mis residuos conforme a mi religión– es una petición formal para que dejen de gastarse el dinero que pagamos para el reciclaje en mentirnos e insultarnos y empiecen a hacer las cosas bien de verdad. Señores de ecoembes dejen de boicotear los SDDR con mi dinero y dejen que se estrellen solitos. Si realmente fracasan nos enteraremos gracias a su amplia plantilla de periodistas distribuidos por todos los medios de comunicación de masas. Y si funcionan nuestros bolsillos y los ecosistemas se darán cuenta, no hará falta que nadie nos lo cuente.

PD: efectivamente, esto no es una respuesta sesuda desmontando el artículo enlazado al principio. Es un vómito rápido para calmar la úlcera, no tengo tiempo ni recursos para desmontar frase por frase todas las falacias, medias verdades y estadísticas sesgadas que publica una empresa con un presupuesto de 400 millones de euros al año. Me conformo con invertir una hora de mi sueño en hacerte reflexionar sobre el tema e invitarte a ser un poco crítica en este asunto, quizá si somos muchos los que demandamos más transparecia alguien se anime a investigar en profunidad y nos aporte información sobre qué está pasando realmente con nuestros residuos.

29 comentarios

  1. BRA -VO?
    Enhorabuena por la entrada. Muy bien razonada y apoyada con datos.
    Es una pena la poca transparencia que tiene Ecoembes, ya que sin información o conocimiento, no se puede medir y lo que no se puede medir no se puede mejorar. Seguiremos denunciando la situación, a ver si entre todos podemos cambiarla.

  2. Muchas gracias por tu visita y comentario, ciertamente es un tema en el que tenemos mucho trabajo por hacer, la capacidad de ecoembes de condicionar el discurso está haciendo que se pierdan muchas oportunidades en el ámbito de gestión de residuos.

  3. Estoy estudiando un máster en recursos humanos y hace poco recibimos la visita de la directora de recursos humanos de ecoembes, la cuál fue super maja y nos dejó su correo para que contactásemos con ella si fuese necesario. Me gustaría pasarle el link de esta noticia y preguntarle que piensa a respecto

  4. Gracias por tu visita y comentario Ismael

    ¿Te refieres a Teresa? No se si es una buena idea que se lo envíes, pero si realmente tienes esa curiosidad… adelante, ya me contarás el resultado.

  5. Hace unos meses escribí un artículo sobre Ecoembes. Me preguntaba, entra otras cosas, a que viene el derroche en publicidad. ¿alguna hipótesis?

  6. Allá por el año 2000 alguien que participó en la creación de ecoembes aconsejó que no se les pagará porque era una farsa y no lo reclamarian. Y así fue. Han cambiado algunas cosas pero para mi sigue siendo la misma farsa y evita soluciones reales.

  7. me recuerda al tema de sigre, pero de otra manera. en sigre el ingreso por envase no permite reciclar la totalidad de los envases que se podrían llegar a reciclar, así que hacen publicidad pero poca, porque si recibieran más envases, con el importe (un céntimo por envase) no daría para reciclarlos. así que llevan un estricto control para no crecer demasiado, cuando podrían mucho más.

  8. Totalmente de acuerdo. Ecoembes, y ecovidrio tambien, se suponen que son fundaciones creadas por los envasadores, que pagan un canon para asegurarse el reciclado de los envases que ponen el mercado. No habria problema si se encargaran de una gestion de residuos eficiente y económica, pero la falta de transparencia y los datos que si que hay en plantas separadoras de residuos apuntan a que la recogida y reciclaje de envases seria el mismo (o mejor).

    El derroche en publicidad supongo que será porque como fundación, cool y que lo peta, tiene que invertir en educacion ambiental. Para mi lo mas molesto es la licencia que se cogen a la hora de hacer anuncios, buscando a un famoso que te grita o te da una colleja porque no reciclas; porque no reciclas para que ellos puedan decir que estan cumpliendo la ley.

  9. Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios.

    Juanj: mi hipótesis es que se gasten lo que se gasten en el trabajo con los residuos siempre se va a quejar alguien, mientras que si se lo gastan en medios y agencias de comunicación, campañas escolares… lo que consiguen es tener una buena imagen y que quejas como la tuya o la mía parezcan fuera de lugar. Especialmente si compran a la prensa ambiental.

    Gorka: gracias por esa aportación, creo que tienen una cuenta de “fraude” y asumen que no pueden luchar contra ello.

    prefierono: ese es el problema que se podrían hacer muchas cosas, pero tenemos que ser los ciudadanos quienes lo demandemos, si nos dejamos engañar juegan con nuestro dinero y los residuos… no le interesan a nadie.

    Ernesto: efectivamente, si metes el modelo a los niños en el cole, a los adolescentes con el cantante o futbolista de turno, a los culturetas con el periodista de moda, a los abuelos con el actor… al final parece que estás haciendo las cosas bien y eres la mejor opción posible.

  10. Muy interesante tu post, además de muy bien argumentado y apoyado en datos. Es muy difícil de encontrar este tipo de artículos, ya que en el sector hay un miedo (llamemosle tabú) a realizar esta serie de afirmaciones, ya que tienen miedo a perder los contratos con este enorme monopolista.

    Daría para otro articulo su amañado sistema de control de calidad y hasta que punto los datos (escasos) que nos aportan e incluso con los que ellos mismos trabajan son cercanos a la realidad.

    Un saludo.

  11. Gracias por el comentario. Nosotros somos de las personas que clasifican los residuos para depositarlos cada uno en su contenedor. Pero ya he oído de amigos que, en realidad, de este esfuerzo que nos supone a todos, sólo se benefician unas empresas que “reciclan” juntándolo todo y quemándolo. Me gustaría tener más información sobre esto, porque de estar seguro de ello, evitaría el esfuerzo que conlleva separar los residuos…

  12. Hola, absolutamete de acuerdo, nula transparencia en el tema reciclaje, he llegado a reciclar más de 10 l.de birra al día. Y me parece que me toman por tonto, amigo Antonio, yo te daba dos collejitas supercariñosas a ver si me explicas bien lo del reciclaje, porfi. Mi solución: Montemos una empresa de reciclaje, ya, ahora. Yo me dedico a la lombricultura. soporpic@gmail.com.

  13. Santiago: si, se recicla, no tanto como se podría pero si se hace. Principalmente por que da dinero, pero claro se recicla aquello que da más beneficios (aluminio, acero, PEAD) y del resto que no se recicla parte se incinera para producir electricidad y otra parte (la mayor) acaba en un vertedero desaprovechada.

  14. Totalmente de acuerdo, excepto en el título. Ecoembes es lo que parece, La basura bien gestionada da dinero y recompensas a quien recicla, y el reciclaje siempre es peor que la reducción, la reutilización y el sentido común.

  15. J.Anonimo: efectivamente existe un serio problema con la información y los datos sobre la gestión de residuos de envases. Sobre el control de calidad no tengo información de primera mano, pero si una buena colección de testimonios, quizá algún día me anime a darle forma de historia más tranquilamente.

    Santiago: a pesar de que el sistema de contenedores y recogida actual no es el mejor sí permite recuperar un porcentaje importante de los materiales que depositamos en los contenedores. El problema es que el discurso está dominado por ecoembes, que tiene una situación de poder que impide el desarrollo de opciones alternativas y complementarias que mejorarían significativamente los datos de gestión de residuos. Y que se gasta parte del presupuesto que debería destinar a mejorar el sistema de reciclaje en convencernos de que lo hacemos mal y que son los salvadores de la ecología y la gente de bien.

    Rob: entonces ¿no dan el pego? pensaba que con sus campañas habían conseguido convencerte de que están salvando el planeta de un modo altruista.

    Saludos a todos y gracias por comentar.

  16. A mi juicio las estrategias, en orden de lo mas malo a lo menos malo, serían éstas:
    – Estrategia 1. también conocida como “To pal vertedero”. Es decir, no hacer nada; ni separar, ni reciclar…
    – Estrategia 2. Reciclando… pero poco, pero para siempre, pero mira que somos verdes y la pasta que nos gastamos en decirlo”. Es decir, lo que hace Ecoembes.
    – Estrategia 3. Maquinitas + psicosociología + lógica ambiental. Es decir, EL SDDR sin reutilización (lo que promueve Retorna).
    – Estrategia 4. “Cualquier tiempo pasado fue mejor”.El SDDR de los años 70. Reutilización en origen (devolver el casco, vamos).
    – Estrategia 5. “La Estrategia del vaso de Nocilla”. Reutilización in situ.
    – Estrategia 6. También conocida como “Pa ecologista mi abuela” Es decir, lo que hacían nuestros abuelos; consumo local de temporada, cero derroche, cero envases, sólo residuo orgánico.
    Y lo mejor de todo es que, aunque parezca increíble para algunos, las estrategias se pueden combinar de manera que no tiene porque elegir sólo una.
    Me ha gustado Alberto. Seguimos en contacto en nuestras vidas paralelas.

  17. Muchas gracias por tu visita y comentario Raúl,

    Necesitamos escuchar más a las abuelas. Y saber traer sus consejos a una realidad que, como dices tiene una amplia variedad de estrategias que son complementarias. No hay una solución única y sí la posibilidad de combinar opciones con ventajas e inconvenientes. Lo triste es que tengamos el discurso acaparado por un mensaje publicitario que silencia y ataca cualquier intento de seguir avanzando.

    Un placer conversar sobre estos temas.

  18. Creo que este articulo hace un mal servicio al reciclado y a la recogida de materiales reciclables.

    todo es un desastre…todo esta mal….no nos dicen cuantas bolsas de patatas reciclan….y mas….irrelevancias.

    El articulo hace hincapie en quien paga la recogida y posible reciclado. Obviamente,el dinero saldra del valor del producto reciclable y de los consumidores….de quien mas podria ser?…es lo mismo que si dijeramos…no, yo solo pago por lo que cuesta la leche….yo solo necesito la leche, no el brik….por supuesto que los consumidores pagamos por la recogida y el reciclado…

    Alvizlo debe haber mirado los contenedores amarillos desde fuera…como en la foto…Ha estado alguna vez en una planta de triaje para ver que ponen los consumidores en los contenedores?….todo se puede clasificar perfectamente manualmente pero si lo hicieramos asi una bolsa de patatas valdria un cincuenta por ciento mas por el coste de la clasificacion…y no queremos esto…..debemos educar a la gente en que deben y no deben meter en el contenedor amarillo…

    Alvizlo no sabe calcular….si de briks se recogen pongamos cincuenta mil toneladas al año, y la media de cada brik es de …pongamos cincuenta gramos, el numero estimado de envases es de mil millones de envases… a mi me dice mas el numero de toneladas que no el numero de envases, ya que los hay de muchos tipos y francamente, no hay manera, que yo sepa de contarlos…lo mismo digo para los envases de aluminio….y las bolsas de patatas y otros, es que es imposible medir el numero …

    En conclusion, yo creo que el articulo lo cuestiona todo desde la ignorancia y no desde la informacion….España es uno de los paises europeos con mas reciclaje de papel, carton y todo tipo de envases….el camino esta en mejorar lo que tenemos, no en decir…todo esta mal….porque es una absoluta mentira. Seguro que EcoEmbes es mejorable…pero como digo antes, hay que construir mas alto, no destruirlo todo para luego construir algo que sera mas caro y no se si mejor…

  19. Estimado Juan Vila,

    Gracias por su visita y comentario. Efectivamente, el artículo no se ha escrito para hacerle ningún favor al sistema actual de gestión de residuos de envases. Es la respuesta a una mentira sobre otras opciones que permitirían mejorarlo publicado por ecoembes y reproducido por los periodistas y personajes públicos patrocinados por ecoembes para crear una corriente de opinión favorable a un sistema que es manifiestamente mejorable.

    Y sí, he visitado, tanto durante mi formación universitaria como durante mis 15 años de experiencia profesional todas las instalaciones implicadas en el proceso: desde fabricantes de envases y envasadores a plantas de clasificación de residuos y empresas de reciclaje. Incluso he tenido la oportunidad de trabajar en la administración con los datos oficiales relativos a residuos, elaborar memorias anuales, diseñar sistemas de indicadores e informes sobre la materia. Conozco la legislación aplicable y las muchas soluciones técnicas y tecnológicas disponibles.

    Tengo la foto completa, no sólo el discurso de ecoembes. Por eso sé que es importante quién y cómo paga la recogida y el tratamiento. Por eso sé que si los envases reflejasen el coste económico, social y ambiental que generan tendríamos un modelo de consumo más sostenible. Por eso sé que las estimaciones en toneladas de latas de aluminio ofrecen un resultado engañoso sobre los datos de reciclaje de latas de bebidas. Por eso sé que contar los envases que se ponen en el mercado, se recogen o se reciclan -sea o no útil para el reciclaje- es una cuestión de voluntad política.

    El problema, Juan, es que este artículo -a pesar de estar escrito de una forma totalmente visceral en respuesta una burda campaña de desinformación sobre otras opciones de gestión de residuos de envases- recoge una opinión informada y formada que molesta a los interesados en que no sigamos avanzando en un modelo de consumo más sostenible.

    El problema es que es un artículo que ha captado la atención de miles de personas que lo han compartido en redes sociales contribuyendo a un debate que ecoembes pretende ocultar.

    No he dicho ni que todo esté mal ni que tengamos que destruir nada. La cuestión es que hay que seguir avanzando, superar el modelo de ecoembes y, sobre toda la inversión pública existente y el dinero que el modelo obtiene de todos y cada uno de los consumidores, mejorar lo que hay. Que se puede y mucho.

  20. Como se pagan los envases de los artículos que llegan importados y se venden en los distintos comercios,algunos sin control

  21. Hace mucho tiempo que con observar un poco se daba ya uno cuenta de que debía ser algo paredisimo a lo descrito y un gran negocio. La confirmación fue cuando empezaron las campañas de publicidad e imagen en las que no de decía nada realmente pero se empleaba esos tonos de voz dulces de markering emocional con mensajes del estilo ” todo por ti y para ti” me dije… “Madre mía que chollete y bisnes que tiene que haber aquí” pero es difícil poner sobre la mesa ciertos temas y darlrs la vuelta si ya se han adornado de … Eso..

  22. Gracias por tu visita y comentario Juan Carlos, ciertamente parece que importa más la imagen que los resultados en reciclaje, pero con los medios de su lado… los resultados de reciclaje son los que publican en sus notas de prensa con lo cual ¿para qué invertir en residuos si lo que vende es la comunicación corporativa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *